BLOG

Procesionaria de orugas

Cuidado con las orugas

Las orugas, mucha gente no sabe del peligro que pueden acarrear. Aquí os contamos algunos de los peligros que conllevan y que soluciones podríamos emplear.

Son sumamente tóxicas al contacto con la piel y cuando a un perro se le ocurre chuparlas o, lo que es peor, comerlas es muy peligroso. Para evitar esto es importante intentar evitar los pinares, si nos es imposible sería conveniente ir con mil ojos y además llevar una dosis fuerte de Urbason para pincharsela rápidamente si observamos que ha chupado o comido alguna.

Si vemos que nuestro perro se sacude, se rasca, empieza a hincharse y a echar saliva espesa y blanca por la boca puede ser señal de que lo haya hecho sin enterarnos. ¡Pinchad el Urbason igualmente y después id corriendo al veterinario más cercano lo antes posible! El pinchazo es preferible hacerlo de forma intramuscular, la zona del muslo de las patas traseras es la idónea ya que es donde los perros suelen tener mayor masa muscular en la que pinchar fácilamente. Si vamos a tardar en llegar a un veterinario otra solución a tener en cuenta sería limpiar la lengua de posibles pelillos que se hayan quedado clavados de la oruga, ya que eso haría que la infección se transmitiera con mayor rápidez. Tened cuidado si la lengua se hincha ya que es lo que les puede ocasionar la asfixia.